Marcha desde Perales a Morata contra la cementera Portland.

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/06/08/madrid/1370711991.html

La delgada línea entre un residuo y un recurso aprovechado

José G. Gomar | Morata de Tajuña

Actualizado domingo 09/06/2013 17:21 horas

Más de doscientos vecinos del sureste madrileño participaron este mediodía en una marcha hasta Morata de Tajuña para protestar contra la incineración de residuos en la planta cementera de El Alto, la mayor de España y situada junto a la localidad. Tan sólo un día antes el BOCAM anunció el visto bueno de la Consejería de Medioambiente al proyecto devalorización energética presentado por el grupo Portland Valderrivas, propietario de la planta, y que supone permiso para utilizar como combustibles complementarios varios tipos de residuos calificados como “no peligrosos”, además del coque de petróleo habitual. La planta ya disponía de autorización para coincinerar biomasa vegetal, con la que ha llegado a sustituir un 15% del combustible utilizado.

La Asociación de Vecinos de Morata, convocante de la marcha junto con la de Perales de Tajuña, entiende que la etiqueta de “no peligrosos” es muy engañosa, un paraguas bajo el que se agrupan residuos tales como lodos de depuradora no industriales, plásticos, neumáticos usados o harinas cárnicas. Por ello, denunció que la memoria ambiental presentada por la empresa no menciona que estos materiales “ya contienen en sí mismos sustancias altamente tóxicas” y que “su combustión permite que se generen otros compuestos también peligrosos que se liberarán con los humos y permanecerán en el medio ambiente”.

Luis Herreras, director de la planta de El Alto, explica que el grupo Portland Valderrivas ha invertido unos 7 millones de euros en la adaptación del complejo, principalmente para adecuar el área de procesos a los nuevos combustibles y para aumentar en gran medida los sistemas de control de emisiones, tal como les exigía la autorización. El responsable de la cementera dice que no ha sido necesario modificar el sistema de filtrado, y este argumento no convence a los vecinos de Morata. Se preguntan cómo es posible que incinerando combustibles totalmente distintos, sin variar los filtros, las emisiones al exterior sean “las mismas que con los combustibles tradicionales”, tal como se afirma desde Portland.

Herreras lo achaca a que “nuestro sistema permite muy altas temperaturas, largos tiempos de permanencia de los residuos en los hornos y un proceso químico que fija materiales, como los metales pesados, al clínker [la base del cemento], sin riesgo para las personas”. La autorización sólo permite utilizar los residuos como combustibles una vez que se haya alcanzado una temperatura mínima de 850 grados en el precalcinador, cifra que aumenta en los hornos hasta los más de 1500 grados que se necesitan en continuidad para calcinar la arcilla y la caliza. La combustión de cualquier producto orgánico y la incorporación de las cenizas resultantes al clínker quedarían así garantizadas. Por otra parte, la planta sólo ha recibido permiso para sustituir un porcentaje limitado del combustible habitual, que va del 20 al 40% en función del residuo sustitutivo, y sólo puede comprarlo a gestores autorizados que se encargan de procesarlo previamente.

La asociación vecinal morateña ha estado asesorada en sus reclamaciones por miembros de Ecologistas en Acción como Fernando Palacios, científico del CSIC. En una reciente charla en Perales de Tajuña, Palacios argumentaba que, dada la naturaleza de los vientos habituales en la zona, “habrá afecciones significativas de metales pesados en un radio de hasta 10 kilómetros” desde las instalaciones y “las sustancias peligrosas gaseosas afectarán a mayores distancias”. Luis Herreras recuerda al respecto que hay más de 200 sensores repartidos por toda la planta para medir “en continuo, no periódicamente” la emisión de diversos compuestos tóxicos y que sus datos se envían constantemente a la Consejería de Medio Ambiente.

La marcha terminó con la lectura de un manifiesto en el que Lorenzo Mora, presidente de la Asociación de Vecinos de Morata, calificaba de “hipócrita” el que la Comunidad de Madrid deba “empezar el año próximo a adaptarse a la legislación europea que pretende acabar con la combustión de residuos reciclables, mientras que sigue autorizando su incineración” a día de hoy. Para los promotores de la protesta, es “vergonzoso” que entre los combustibles autorizados por la Consejería se incluyan materiales reciclables tales como neumáticos usados o plásticos.

“Primero reciclas y reutilizas, pero cuando ya has saturado tu capacidad de reutilización y sigue habiendo residuos, lo que suelen hacer los países desarrollados es aprovechar lo que queda para valorizarlo energéticamente”, rebate el director de la planta cementera. “Así se viene haciendo en Europa desde hace 30 años”, sostiene, “y se ha conseguido bajar en torno al 1% el total de los residuos que envían a vertederos, mientras que ha aumentado un 40 ó 50% la sustitución térmica en fábricas de cemento”. Es decir, que el problema planteado no es la imposibilidad de reciclar el residuo, sino la saturación del sistema para reutilizarlo una vez reciclado.

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.124352124439302.1073741829.100005935442656&type=3

Anuncios
Esta entrada fue publicada en NOTICIAS.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s