LOS ESPACIOS PROTEGIDOS DE MADRID AVANZAN HACIA SU DESAPARICIÓN.

LOS ESPACIOS PROTEGIDOS DE MADRID AVANZAN HACIA SU DESAPARICIÓN.
Se  reduce protección, los Directores pierden todas sus competencias y se crean dos nuevos cargos que concentrarán las funciones de gestión y administración

Desde que empezó el año los espacios protegidos de la Comunidad de Madrid han perdido protección, el Parque Natural de Peñalara ha desaparecido, el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares ha visto reducida su superficie y su director ha perdido competencias. En la misma situación están los Directores del Parque Regional del Sureste y del Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama. Al tiempo se han creado dos nuevos cargos que concentrarán las funciones de gestión y administración de todos los espacios protegidos.  A juicio de Ecologistas en Acción, la Comunidad de Madrid avanza hacia la desprotección.

El 1 de enero entró en vigor la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas. Esta norma ha derogado el Parque Natural de Peñalara y ha reducido la superficie del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares (PRCAM). Estas dos medidas se justifican porque parte de estos espacios protegidos han quedado englobados en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Pero la ley también ha eliminado la figura y las funciones del Director del PRCAM en la parte que no se ha incluido en el parque nacional. Además, autoriza toda una serie de usos urbanísticos, hosteleros y turísticos -hasta ahora no permitidos- en todos los parques regionales.

De forma complementaria, el día 2 de enero, entraron en vigor dos órdenes del consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Borja Sarasola, por las cuales se deja sin competencias a los directores del Parque Regional del Sureste y del Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama. Las órdenes, además, crean dos nuevos cargos que remplazarán en sus funciones y responsabilidades a los hasta ahora directores de Peñalara, Cuenca Alta del Manzanares, Sureste y Curso Medio del río Guadarrama.

Estos nuevos cargos son el director-conservador del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama (sustituirá al director del Parque Natural de Peñalara y al de la Cuenca Alta del Manzanares en la parte que queda incluida en el Parque Nacional) y el director de los Parques Regionales de la Comunidad de Madrid que será responsable de la gestión y administración de todos los Parques Regionales (Cuenca Alta del Manzanares -en la parte no incluida en el Parque Nacional-, Sureste y Curso Medio del río Guadarrama).

Además, en cada parque regional se crea una tercera figura subsidiaria denominada conservador. El conservador carece de funciones y sólo podrá ejercer aquellas que le delegue  el director de Parques Regionales. Es decir, los directores actuales se convertirán en conservadores sin competencias.

De esta forma, la gestión y administración de todos los espacios protegidos de Madrid queda concentrada en dos personas que serán nombradas por el director general del Medio Ambiente, Ricardo Riquelme.

Aunque aún no ha sido nombrado, se conoce que el director-conservador del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama en la Comunidad de Madrid, será Pablo Sanjuanbenito, actual jefe de área de Desarrollo del Plan Forestal. Una persona carente de experiencia en gestión de espacios protegidos y con un currículum poco ilusionante por haber informado favorablemente actuaciones tan polémicas como la transformación en hotel de lujo del antiguo albergue de la Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara en el valle de la Fuenfría (Cercedilla), actualmente paralizado por orden judicial.

Como director de Parques Regionales todo parece apuntar que será nombrado Pedro Castaño, hasta ahora subdirector general de Gestión y Ordenación de Espacios Protegidos y  autor, entre otros, de los informes que permitieron a la socia de la mujer de Ignacio González establecer un negocio ilegal de bodas y banquetes en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, en la finca La Muñoza.

Ecologistas en Acción considera que estas modificaciones son completamente ajenas a la mejora en la gestión de los espacios protegidos. Más bien parecen responder al deseo de concentrar las decisiones en personas afines a cargos políticos, reduciendo al máximo posibles discrepancias que perjudiquen sus intereses. Por ello, de seguir en esta línea, la protección en  la Comunidad de Madrid será sólo un recuerdo.


Anxela Iglesias Prensa
Confederación de Ecologistas en Acción

915 31 27 39 / 610 04 73 30


Anuncios
Esta entrada fue publicada en NOTICIAS.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s