Cataluña, presente en un mapa de conflictos ecológicos mundiales

Las presiones sociales han ayudado a visibilizar e incluso vencer en algunas problemáticas

Imagen de archivo de Flix, que recibía vertidos de residuos tóxicos...

Imagen de archivo de Flix, que recibía vertidos de residuos tóxicos de Ercros.J. ANTONIO

TONI CABANESBarcelona

Actualizado: 02/04/2014 11:15 horas

Se trata de una plataforma interactiva de mapas que analiza la trayectoria de más de un millar de conflictos ecológicos y espacios de resistencia en todo el mundo. Se llama Atlas Global de Justicia Ambiental y ha sido creado por un equipo internacional de expertos coordinado por investigadores del Instituto de Ciencias y Tecnología Ambiental de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB). Amaranta Herrero, licenciada en sociología y doctora en ciencias ambientales por la UAB, es la principal encargada de recoger los casos documentados en España. “Pretendemos visibilizar las luchas sociales por motivos ambientales, pero el proyecto también tiene una vocación pedagógica y legal”, comenta la experta. Y añade: “De este trabajo se desprende que la sociedad civil es quien señala los problemas y fuerza los cambios legislativos. Pretendemos reforzar la idea del sí se puede“.

En Cataluña encontramos registrados casos como el del depósito de agua de Flix, en Tarragona, el cual ha recibido residuos tóxicos de la empresa Ercros desde 1897, la mayoría de los cuales han ido a parar al Ebro. “El año pasado la compañía redujo la actividad debido a políticas internas de la empresa que desconozco”, explica Amaranta Herrero, quien no lo considera un éxito: “Falta exigir responsabilidades por los años de polución impune. Ercros debería pagar el coste estimado referente a la limpieza del río”.

“El objetivo es incluir al menos 2.000 casos cuando finalicemos el trabajo, en 2015”

La experta tampoco ve como una victoria definitiva que el pasado septiembre el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya anulara el permiso a la incineradora de Montcada i Reixac por las emisiones tóxicas derivadas de los residuos que queman. Argumenta: “Anular un permiso no significa que no se pueda obtener otro próximamente, lo que implicaría que la empresa pudiera continuar con la actividad”. A pesar de ello, se muestra optimista con el caso, también recogido en el mapa, porque considera que el vecindario está muy organizado.

En peor situación se encuentran los habitantes del área de Girona, que desde hace 13 años luchan contra la construcción de la autopista eléctrica. No se aceptó ninguna de las alternativas propuestas por los vecinos, como fortalecer las líneas existentes o soterrar las nuevas. Las obras siguen adelante a pesar de las abundantes movilizaciones. “El obstáculo de los manifestantes es que no han conseguido que el conflicto suene más allá del ámbito regional”, apunta la académica.

El Atlas Global de Justicia Ambiental señala Cataluña como una de las zonas de España con mayor concentración de maíz transgénico. Aunque ha habido muchas propuestas, sobre todo a mediados de la pasada década, “España -cuenta Amaranta Herrero- es la puerta de entrada de alimentos transgénicos a la Unión Europea”, que permite la variedad de maíz manipulada genéticamente MON810. A la experta en fisiología ambiental no le faltan propuestas alternativas: “Algunos países piden seguros especiales a las empresas que desean trabajar con transgénicos. Otros, como Austria, se han declarado libres de este tipo de cultivos”.

El mapa es la punta de lanza del proyecto europeo EJOLT (Environmental Justice Organizations, Liabilities and Trade), financiado a través del séptimo Programa Marco de la Comisión Europea con una subvención de 3,8 millones de euros. “Lo que diferencia el atlas interactivo de una hipotética Wikipedia de conflictos ecológicos es que la información que nosotros incluimos está contrastada por expertos, y eso tiene un precio”, explica Amaranta Herrero. Y sentencia: “El objetivo es incluir al menos 2.000 casos cuando finalicemos, en 2015. Ahora vamos más o menos por la mitad. Pero somos conscientes de que los conflictos evolucionan, y si no se actualizan, el trabajo no tardará mucho en quedar obsoleto”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en NOTICIAS.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s