Clausurado el único vertedero de Menorca por filtraciones de líquidos tóxicos en Milán

La única planta de tratamiento de residuos de la isla arrastra más de tres meses de inactividad debido a la filtración de lixiviados en el vertedero de Milán, en Maó

A finales de 2013 se inauguraron las obras de ampliación del vertedero de Milán

Hace tres meses que los menorquines no disponen de vertedero operativo donde dirigir las 82 toneladas diarias de residuos que producen por culpa de una serie de filtraciones contaminantes en las instalaciones de Milán, al norte del puerto de Maó. El pasado mes de diciembre la Comisión Balear de Medio Ambiente ordenó la paralización del vertedero de Milán por filtraciones de lixiviados que ya hace más de un año y medio que están contaminando los acuíferos de la zona, según los informes del Consorcio de Residuos. Los desechos se han ido acumulando sin enterrar a las naves de Milán, hasta que esta semana han comenzado a enviarse a la planta de Son Reus, Mallorca.

El sistema de impermeabilización de las instalaciones estrenadas hace un año ha sufrido rupturas provocando la contaminación de los acuíferos de la zona

El Área de Gestión de Residuos Urbanos de Milán se encuentra a escasos metros del Parque Natural de s’Albufera des Grau, una de las zonas húmedas más importantes de Baleares. Además, el entorno del vertedero al igual que la planta de residuos forma parte de la red Natura 2000 de la Unión Europea, está calificado de Lugar de Interés Comunitario (LIC) y es Zona de Especial Protección para las aves (ZEPA).

Sistema impermeable deficiente

El vertedero de Milán cuenta desde finales de 2013 con el área Milán 2, construida a raíz de la clausura y sellado definitivo del área Milán 1 que no cumplía con los requisitos necesarios y que, actualmente, aún sigue filtrando sustancias tóxicas. La nueva área Milán 2 cuenta con un sistema de impermeabilización para recoger los lixiviados y evitar la contaminación del suelo y de las aguas, así como un sistema de captación, almacenamiento y tratamiento de lixiviados.

Pero parece que este equipamiento de poco más de un año de vida ha fallado. Según el Consorcio de Residuos Urbanos de Menorca, el vertedero de Milán no estaba controlado. Hace cerca de un año y medio empezaron a surgir las primeras deficiencias cuando, durante la primera fase de la ampliación, en tiempo de lluvia se filtraban líquidos aparentemente contaminados debido a unos roturas en la capa impermeable. El mismo consorcio declaró en junio pasado que el diseño de la ampliación “no tuvo en cuenta las condiciones hidrogeológicas del terreno”. A pesar de la obvia gravedad del asunto, el caso no se estudió hasta la primavera pasada.

El consejero de Medio Ambiente se desentiende de las filtraciones tóxicas y apunta que las soluciones tienen que venir de la mano de la futura empresa adjudicataria

Pero el consejero de Medio Ambiente de la isla, Fernando Villalonga, se lava las manos.En declaraciones a la Directa, asegura que este hecho no se encuentra bajo su incumbencia, sino que pasa a ser responsabilidad de la empresa que resulte adjudicataria del nuevo contrato de gestión del servicio público, que está previsto que tenga una vigencia de 25 años . A pesar de la responsabilidad que le atribuye a la futura empresa que gane el concurso público para gestionar los residuos, este no está ni en fase de licitación, por lo que la solución se encuentra, ahora mismo, lejos de ser inmediata.

Contaminación de los acuíferos

Según la consultora externa contratada por el Consorcio, Lurgintza, la actividad de Milán es peligrosamente contaminante por el suelo y por las aguas superficiales y subterráneas. El informe elaborado confirma que el acuífero de justo debajo está contaminado: “en las zonas más próximas de Milán 2, en la actualidad empastado pero no sellado, el agua subterránea presenta claros indicios de contaminación por lixiviados con carga orgánica” , concluye.

De hecho, el material que se tenía que utilizar para impermeabilizar el vertedero y que era pieza clave del proyecto, el Trisoplast, se cambió durante las obras por otro de coste y calidad menores, el Bes. En respuesta a ello, el consejero Villalonga ha afirmado a este medio no haber autorizado ninguna modificación y desconocer completamente el culpable del cambio de material.

Una gestión “incorrecta”

Según el Grupo Ornitológico Balear (GOB), el vertedero no cuenta con una gestión correcta. Los ecologistas insisten en avanzar hacia una recogida selectiva de los diferentes materiales y sobre todo de la materia orgánica, teniendo en cuenta que el actual, afirman, no es suficiente. “Los residuos que recibe el vertedero de Milán están muy mezclados y prensados, por lo que difícilmente se pueden separar para aprovecharlos”, declaran.Asimismo, piden un mayor control y disminución de la cantidad de residuos que se depositan en Milán.

Aseguran que los residuos son un recurso a utilizar y, si no se aprovechan, se crea un importante punto de contaminación. El GOB aconseja incorporar nuevas tecnologías que permitan aprovecharlos con la idea de disminuir el rechazo. De esta manera, “se conseguiría un vertedero por más años y se evitarían posibles problemas de contaminación”. Respecto a la contaminación por lixiviados, el GOB dice que no hay peligro de contaminación del agua potable, aunque sí se han de estudiar las posibles afectaciones ambientales. “En este último escándalo se han sumado negligencias que, hoy en día, todavía no tienen nombre y apellidos”, apuntan.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en NOTICIAS.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s