La Gestion de Residuos según el 15m

Será este viernes 22 de abril a las 18:30 h

Espacio B, espacio vecinal de Batán

Paseo de Extremadura, 256 (Esquina al Paseo)

https://amas15m.wordpress.com/2016/04/20/4351/

Seguimos trabajando en la gestión de residuos por ser un problema al que se enfrenta nuestra sociedad de consumo y un reto lograr gestionarlo adecuadamente.

Gestion de residuos 15M

Medio Ambiente Sol 15M viene para exponernos sus planteamientos de la gestión de residuos en Madrid en una charla coloquio subtitulada “Lo que las administraciones no nos cuentan”

Publicado en NOTICIAS., RESIDUOS CERO | Deja un comentario

Ojo con los sustitutos del bisfenol

http://www.scientificamerican.com/article/bpa-free-plastic-containers-may-be-just-as-hazardous/

Los estudios en animales encuentran que un compuesto de reemplazo de estrógeno que imita químico bisfenol A también puede ser perjudicial para la salud humana

En 2012, la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos prohibió la venta de biberones que contienen bisfenol A (BPA), un compuesto que se encuentra con frecuencia en los plásticos. La prohibición se produjo después de que los fabricantes respondieron a las preocupaciones de los consumidores sobre la seguridad del BPA después de varios estudios encontraron que la imita los estrógenos químicos y podrían dañar el cerebro y el desarrollo reproductivo en los fetos, los bebés y los niños. * Desde entonces, las tiendas han sido alineados con las botellas libres de BPA para bebés y adultos por igual.Sin embargo, la investigación reciente revela que un reemplazo BPA común, bisfenol S (BPS), puede ser tan perjudicial.

BPA es el material de partida para la fabricación de plásticos de policarbonato. Cualquier BPA sobrante que no se consume en la reacción utiliza para hacer un recipiente de plástico puede filtrarse en su contenido. Desde allí se puede entrar en el cuerpo. BPS fue un reemplazo favorecida porque se cree que es más resistente a la lixiviación. Si las personas consumen menos de la química, la idea fue, no causaría ningún daño o solamente mínima.

Sin embargo BPS se está saliendo. Casi el 81 por ciento de los estadounidenses tienen niveles detectables de BPS en su orina. Y una vez que entra en el cuerpo que puede afectar a las células de maneras que son paralelos a BPA. Un estudio de 2013 de Cheryl Watson en la Universidad de Texas Medical Branch en Galveston encontró que las concentraciones incluso picomolar (menos de una parte por billón) de BPS pueden interrumpir el funcionamiento normal de las células, lo que podría dar lugar a trastornos metabólicos como la diabetes y la obesidad, asma, defectos de nacimiento o incluso el cáncer. “[Los productores] poner” libre de BPA ‘en la etiqueta, lo cual es cierto. La cosa se olvidaron de decir es que lo que han sustituidos por el BPA no ha sido probado por los mismos tipos de problemas que el BPA se ha demostrado que causan. Eso es un poco astuto “, dice Watson.

Un estudio de 2011 publicado en Environmental Health Perspectivesencontró que casi la totalidad de los 455 plásticos disponibles en el mercado que se probaron los productos químicos estrogénicos lixiviados. Este estudio condujo a una amarga batalla legal entre Eastman Chemical Co. y autor del estudio, George Bittner, profesor de neurobiología en la Universidad de Texas en Austin y fundador de CertiChem y Plastipure, dos empresas diseñado para probar y descubrir los plásticos sin estrógeno.

Bittner se reivindica en el informe revisado por pares que el producto de Eastman Tritan, comercializado a estar completamente libre de lixiviación estrogénica, mostró tal actividad. Eastman afirmó lo contrario y presentó una demanda. Un jurado federal falló a favor de este último, diciendo métodos de prueba de Bittner eran inadecuadas debido a que las pruebas se realizaron in vitro en una placa de Petri en lugar de en vivo, en un animal vivo.

Desde este episodio, los científicos independientes han centrado sus esfuerzos en el ensayo in vivo. Deborah Kurrasch, de la Universidad de Calgary, se dirigió a los peces cebra para estudiar los efectos de BPS en el desarrollo del embrión. El desarrollo del cerebro en los peces cebra es similar a la de los humanos, pero mucho más fácil de realizar un seguimiento. Cuando los peces fueron dosificados con BPS en concentraciones similares a las encontradas en un río cercano, el crecimiento neuronal explotó, el aumento de 170 por ciento para los peces expuestos a BPA y aumentaron 240 por ciento de las personas expuestas al BPS. Como los peces envejeció comenzaron comprimir alrededor de su tanque mucho más rápido y de forma errática que los peces no expuestos. Los investigadores llegaron a la conclusión de que un aumento del crecimiento neuronal probable que conducen a la hiperactividad. “Parte del problema con los disruptores endocrinos es por lo general tienen un perfil de respuesta a la dosis en forma de U,” dice Kurrasch. “A dosis muy bajas que tienen actividad y luego a medida que aumenta la dosis que cae en la actividad. A continuación, en dosis más altas que tiene la actividad de nuevo. “Ella encontró una relación dosis-1.000 veces muy baja inferior a la cantidad diaria recomendada para los seres humanos, pueden afectar el crecimiento neuronal en los peces cebra.

En otro estudio, Hong-Sheng Wang, profesor asociado en la Universidad de Cincinnati, se encontró que tanto el BPA y BPS causar arritmia cardíaca en ratas. Probó casi 50 ratas, dándoles los productos químicos en dosis similar a las concentraciones encontradas en los seres humanos. Incluso en concentraciones tan bajas corazones de las ratas comenzaron a correr, pero curiosamente sólo los de las hembras.Encontraron que BPS bloqueado un receptor de estrógeno se encuentra sólo en las ratas hembras, que conducen a la interrupción de los canales de calcio-una causa común de arritmia del corazón en los seres humanos.

Estos estudios in vivo de acuerdo con los estudios in vitro afirmando que BPS es un peligro. Pero el problema no termina con la eliminación de bisfenol S en el mercado como se hizo con bisfenol A. El problema, según Kurrasch, radica en la falta de regulación de la industria.Actualmente, ninguna agencia federal pone a prueba la toxicidad de nuevos materiales antes de que se permiten en el mercado. “Estamos pagando un sobreprecio por un producto” más seguro “que ni siquiera es seguro”, dice Kurrasch. Hay muchos tipos de bisfenoles por ahí, por lo que parte de la responsabilidad del público “es asegurarse de [los fabricantes] No basta con ir a BPA a BPS a BPF o lo que sea el siguiente es.” * Aclaración (12/08/14) : fue editado Esta frase después de la publicación de explicar con mayor precisión cómo la prohibición de BPA se produjo.

Publicado en BISFENOL, NOTICIAS. | Etiquetado | Deja un comentario

Can Bisphenol A be replaced?

http://www.ecocouncil.dk/releases/articles-pressreleases/chemicals/1699-can-bisphenol-a-be-replaced

The plastic monomer bisphenol A is often used in materials with food contact and is suspected of being an endocrine disruptor. But it can be replaced by less hazardous substances.

By Susanne Bruun Jakobsen and Vibeke Ærø Hansen, The Ecological Council

Bispenol A (BPA) is a chemical substance often integrated in impact-resistant plastics and surface coatings in canned foods as well as screw-on caps and cashier receipts. The compound has a widespread use in materials with food contact, which leaves consumers at great risk for exposure and consumption of the substance without their knowledge, and without much opportunity to avoid such exposure. BPA has known endocrine disrupting effects and is suspected to be a contributing factor in disorders such as overweight, diabetes, cardiovascular diseases, behavioral changes in children, etc.

The European Food Safety Authority EFSA has set a limit of 50 μg/kg body weight per day for a tolerable daily intake of BPA. There has been much discussion about whether, and to what extent, BPA has a harmful effect, when consumed in quantities below that limit. The conclusions about BPA’s health effects seem to depend on how the underlying studies are structured. Several hundred studies conducted at different independent research institutions mostly indicate that exposure to BPA is problematic. Conversely, a few large industrially funded studies, concludes that there is no significant risk.

In March 2010 Denmark chose to employ the EU’s precautionary principle in relation to BPA in early childhood products. The precautionary principle can be put into use in situations where preliminary studies show dangers to human health, but where the evidence available does not allow a full risk assessment, for example because of discrepancies between existing data. This is precisely the case with BPA, and the reason why Denmark for the time being has prohibited BPA in all packaging materials used in food products intended for children aged 0-3 years.

EU ban on BPA in baby bottles

EFSA completed another assessment of BPA in September 2010. Once again the authority decided to retain the existing limit of tolerable daily intake, because the data available did not provide evidence enough to change the limit. It was noted however, that further investigation is needed since not all studies acquit BPA. Despite this, the Danish Minister for Food at the time, Henrik Høegh maintained the Danish temporary national ban on BPA. In October 2010, the EU Health Commissioner spoke for reducing children’s exposure to BPA due to uncertainties in new studies, and in November the EU decided to ban the use of BPA in baby bottles for infants below 12 months. The proposal had strong support among member states and prohibits the production of BPA-containing baby bottles from March 2011 and bans import and sale in the EU from June 2011.

Canada was first with BPA-free baby bottles

Uncertainty and disagreement about BPA’s adverse affect on human health has made many consumers worried. Especially parents of babies and young children are vigilant towards BPA in baby bottles and packaging for baby food.

Already in the middle of 2008 the Canadian government announced that it would ban the import, sale and advertising of BPA-containing baby bottles, thus forcing Canadian manufacturers to find and use alternative materials for baby bottles. As a result there are virtually no polycarbonate baby bottles in Canada today. In the USA concern and pressure from consumers caused Wal-Mart and Toys “R” Us to follow the Whole Foods Market (the first Canadian retailer to ban BPA-containing polycarbonate baby bottles and child cups in January 2006) example and announced that they would stop selling baby bottles containing BPA. In March 2009 the six major American baby bottle manufacturers proclaimed that they would phase out use of BPA in bottles sold in the USA, but they still have no ban. (1)

Finding alternatives to BPA – hard but important

Developing alternatives to BPA is very important. Not just for baby bottles, but also for drinking bottles, food cans and screw-cap coatings. Several manufacturers outside of Denmark have shown that it is possible to find alternatives to BPA even before any legislation has forced them to substitute BPA in their products. These companies have been driven by their idealism, by corporate social responsibility (CSR) or by pressure from consumers. With time the producers and distributors that take the consumers’ concern for BPA seriously, before everyone else, may eventually benefit because no time is wasted in finding replacements and market shares are kept.

Because BPA is used in so many different contexts, it is not realistic to find just one alternative. Manufacturers of plastic bottles have been quicker at finding alternatives than other users of BPA. Some clear hard plastic bottles are now substituted with polyamide, for example baby bottles from Born Free, or with Tritan copolyester as in drinking bottles from Nalgene (1). In 2008 Nalgene announced that they voluntarily would phase out the use of polycarbonate containing BPA. They manufacture consumer bottles and containers in HDPE, PP, LDPE, PET, and Eastman Tritan copolyester and Stainless Steel (by Guyot Design). Each of these materials is manufactured without BPA.

Conversely, it has proved harder to find replacements for the coating used inside of beer, soda and food cans as well as metal lids. One reason the coating is needed is to prevent metal leaking into the food or drink in the can. Danish companies have shown interest in developing BPA-free alternatives, but have not succeeded yet. It can take up to 10 years to develop and test a new coating, a report from the Danish Environmental Protection Agency estimated in 2004. They found that the alternative polyester-based coatings were less durable and less usable and thus more costly (2).

Alternative coatings for cans

Outside of Denmark however, alternative materials replacing BPA in soda cans and other canned products are used in numerous places. For example in Japan where manufacturers in the 1990’s voluntarily began to apply a polyester coating and only use BPA when it was necessary as underlying adhesive. This decision reduced the content of BPA in food and beverages significantly (1). In the U.S., the manufacturer of Eden Organic Beans have utilized cans with a coating made from a mixture of plant-based oil and resin since 1999. This voluntary praxis has resulted in an additional cost of 14% for the cans. Tomatoes are not put in the BPA-free cans, as it is not yet approved for this purpose (3).

Some years ago Green Century Capital Management, which advises on environmentally friendly investments, made inquiries among 20 major food producers in the U.S about their use of BPA in food product packaging. Hereof 14 chose to answer and four expressed interest in making an effort to find replacements. One of the four companies, Hain Celestial, launched a BPA-free container for breast milk substitute in March 2009 and continuously develops and test new coatings, because the company is very focused on finding BPA-free packaging for baby food. Likewise, Heinz no longer uses BPA in cans containing baby food and wish to remove the substance from lids on glass containers used for baby food in England. The company has also been involved in research and hope to remove BPA-containing paint from all other cans as well. Finally Nestlé has launched several projects to find alternatives to BPA (1, 4).

An alternative to BPA based on isosorbide produced from cornstarch has been developed by collaboration between Michael Jaffe, from New Jersey’s Science & Technology University (NJIT) and the Iowa Corn Promotion Board (ICPB). In the form of isosorbide-containing epoxy resin, this alternative product can replace BPA in the coating on the inside of canned foods. Cornstarch is used because corn is both cheap and readily available in the U.S., but other sugar-containing materials can also function as raw material. The further development of this BPA alternative will be carried out in collaboration with food packaging manufacturers, and possibly reach the market within a few years. (5, 6, 7)

Plastic containers may be marked with recycling labels indicating what material they are made of. Containers marked with a Seven may contain BPA, but not necessarily. The labeling scheme is voluntary.

BPA in non-food products

In addition to the food industry, BPA is used in completely different types of products such as thermal paper for till receipts, sports equipment, medical equipment, CDs, and electronics. The Danish Environmental Protection Agency has launched a survey of till receipts on the Danish market to assess whether they may pose a risk to consumers. Uptake from sources other than oral intake or for example through the skin is not the EFSA’s area. But these issues may prove relevant in relation to cash register receipts and many other products containing BPA. In those cases it is the European Unions chemical legislation called REACH that should be employed. If Member States are concerned about BPA’s effects in nonfood products, they may propose to add the BPA on the candidate list of particularly hazardous substances.

Until the law is tightened in respect to BPA, or manufacturers and retailers respond to consumer demands, the individual consumer must find his own way around BPA. The best way is to avoid cans, bottles and containers for food storage made of polycarbonate plastic. However, it can be difficult to completely avoid canned foods, but you can minimize the use.

Can the alternatives be just as dangerous?

When alternatives are developed they also have to be tested for any possible health and environmental risks. Despite this, it cannot be ruled out that future problems might occur with these materials too. But as in the case with the cornstarch alternative mentioned above, it seems highly unlikely that the alternative has properties as dangerous as BPA does. Nevertheless, any alternative substances must always be thoroughly tested, before they are put into use, regardless of whether they are produced from naturally occurring materials or industrially.

Applications of BPA

2,2-bis(4-hydroxyphenyl)propan

BPA is a monomer, which forms the basis for the production of polycarbonate, better known as shockproof plastic. Polycarbonate is used in a wide range of products such as skylights, cabinets for electrical appliances, CDs, eyeglass lenses, medical equipment, baby bottles and containers for food storage.

In addition, BPA is a component in epoxy lacquer used for protective coatings inside metal cans (canned) and screw caps, in order to avoid leakage of metal from the can into the food and beverages. BPA can also be found in different types of thermal paper such as till receipts and fax paper.

Health Effects

• BPA is believed to be absorbed primarily through food items and has an estrogenic-like effect.

• In population surveys BPA was found in large percentages of the population.

• BPA has been detected in various types of tissues and fluids in the human body, including urine, blood, adipose tissue, placenta, umbilical cord, amniotic fluid and breast milk.

• Based on animal and cell studies, as well as more recent population studies, BPA has been linked to a number of adverse health effects, such as reproductive problems, cancer, obesity, type 2 diabetes, cardiovascular diseases and behavioral and learning difficulties in children.

Notes

1)      Ruoff L. & Stone E. (2009). Seeking safer packaging. Ranking packaged food companies on BPA. Green Century Capital Management & As You Sow.http://www.greencentury.com/pdf/globaldocuments/Seeking_Safer_Packaging.pdf

2)      Møller L., Helweg C., Pratt C.H., Worup A. & Skak C. (2004). Evaluation of Alternatives for Compounds under Risk Assessment in the EU, Bisphenol A. Environmental Project No. 901, Miljøstyrelsen.

3)      Eden Foods (2010) http://www.edenfoods.com/articles/view.php?articles_id=178

4)      Hain Celestian on BPA. Sacramento Natural Foods Coop, 2010

5)      Ariel Schwartz: Coming Soon: A Corn-Based BPA Replacement, Mon Aug 16, 2010 http://www.fastcompany.com/1682423/coming-soon-a-corn-based-bpa-replacement

6)      Rory Harrington: Suger-derived epoxy lining could replace bisphenol A, Foodproductiondaily.com 04-Mar-2010http://www.foodproductiondaily.com/Packaging/Sugar-derived-epoxy-lining-could-replace-bisphenol-A

7)      Press Release NEWARK, Feb 24 2010: NJIT Patent May Be Able To Replace BPA; Make Consumer Products Safer http://www.njit.edu/news/2010/2010-053.php

Literature Health effects from BPA

1. Fertility

Sattler B., Afzal B. & Baier-Anderson C. (2010). Report on public health concerns – phthalates and bisphenol A.

To Public Health Subcommittee, Health and Government Operations Committee of the Maryland General Assembly.

Reduced sperm production/fertility in male rats.

Sugiura-Ogasawara et al. (2005). Exposure to bisphenol A is associated with recurrent miscarriage.

Human Reproduction vol. 20 p. 2325-2329.

Recurrent spontaneous abortions in women (smaller study, 45 women + control group).

2. Cancer

Newbold R.R., Jefferson W.N. & Padilla-Banks E. (2009). Prenatal exposure to bisphenol A at environmental relevant doses adversely affects the murine female reproductive tract later in life. Environmental Health Perspectives vol. 117 p. 879-895.

Abnormal conditions of the ovaries, fallopian tubes and adenoids in the uterus of female mice, conditions, which can be precursors to cancer.

Sattler B., Afzal B. & Baier-Anderson C. (2010). Like fertility reference 1.

Stimulation of breast tissue development in mature female offspring of rats can result in increased susceptibility towards estrogen and cancerous chemicals. Among male offspring of rats enlarged prostate and increased probability of prostate cancer later in life is seen.

3. Behavior and learning abilities

Braun J.M., Yolton K., Dietrich K.N., Hornung R., Ye X. Calafat A.M. & Lanphear B.P. (2009). Prenatal bisphenol A exposure and early childhood behavior.

Environmental Health Perspectives vol. 117 p. 1945-1952.

Study including 249 pregnant women. BPA content in urine linked to more aggressive and outward-rushing behavior especially amongst girls at the age of two.

4. Diabetes, overweight and cardiovascular disease

Lang I.A., Galloway T.S., Scarlett A., Henley W.E., Depledge M., Wallace R.B. & Melzer D. (2008). Association of Urinary Bisphenol A Concentration With Medical Disorders and Laboratory Abnormalities in Adults.

JAMA vol. 300 p. 1303-1310.

Higher concentration of BPA in urine of 1.455 Americans was associated with an increased occurrence of diagnosed type 2- diabetes and cardiovascular disease, such as reduced blood supply to the heart, heart attacks and cardio spasm.

Alonso-Magdalena P., Vieira E., Soriano S., Menes L., Burks D., Quesada I. et al. (2010).

Bisphenol-A Exposure during Pregnancy Disrupts Glucose Homeostasis in Mothers and Adult Male Offspring.

Environmental Health Perspectives vol. 118 p. 1243-1250.

In pregnant mice, BPA can contribute to the development of diabetes and overweight during pregnancy and dispose for diabetes later in life. Male offspring showed a reduced glucose tolerance and increased insulin resistance that may predispose for diabetes later in life also in humans

Publicado en BISFENOL, NOTICIAS. | Etiquetado | Deja un comentario

INICIEMOS UN PROYECTO DE RESIDUOS CERO EN MADRID

La gestión de residuos urbanos en Madrid se realiza mediante procesos que permiten obtener el máximo beneficio económico a las empresas privadas implicadas. No se cumple la legislación vigente (Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados) puesto que se realizan procesos que emiten sustancias peligrosas para la salud de las personas y el medio ambiente. Los residuos de Madrid capital y Arganda del Rey (cerca de un millón trescientas mil toneladas/año) se tratan conjuntamente en el complejo de Valdemingómez donde existen 3 plantas de separación, tres vertederos (uno de ellos en fase de desgasificación), una incineradora de residuos para producir energía eléctrica, una planta para compostaje, dos plantas de biometanización y una incineradora de gas de vertedero y de biometanización para producir energía eléctrica.

La jerarquía de residuos incluida en la Ley mencionada establece que se deben gestionar los residuos con el siguiente orden de más a menos prioridad: reducir, reutilizar, reciclar, valorizar energéticamente (si está justificado para conseguir un mejor resultado medioambiental global) y eliminar en vertedero.

Sin embargo, en Valdemingómez la jerarquía no se tiene en cuenta. Las dos opciones prioritarias (reducir y reutilizar) se ignoran. En cuanto a las otras, se recicla un 25 % de los residuos, se incinera un 20 % y se deposita en vertedero el otro 50 %. Las cifras de reciclado que aporta la Dirección General de Valdemingómez en su memoria anual de 2012 no son convincentes porque una buena parte de la materia orgánica se utiliza para biometanización en lugar de para compostaje, y las tortas resultantes no se compostan.

De las cerca de doscientas cincuenta mil toneladas de residuos que se incineran al año unas sesenta mil son plásticos y la incineración de estos emite sustancias altamente tóxicas que en su mayor parte no se controlan, por ejemplo butadieno, benceno, benzopireno, naftaleno, fenantreno, estireno, tolueno, ftalatos, metales pesados, cianida de hidrógeno, isocianatos, bisfenol, dioxinas bromadas, hidrógeno bromado, dioxinas cloradas, etc.

Por ser una instalación ya existente en el momento de tramitación de las autorizaciones ambientales integradas, la Comunidad de Madrid no exigió a la planta de incineración de residuos de Las Lomas situada en Valdemingómez una evaluación de impacto ambiental, a pesar de que incineran 8 veces más residuos (casi 800 toneladas/día) que los que en la Ley de Impacto Ambiental de la Comunidad de Madrid figuran como límite (100 toneladas/día) para que sea obligatoria una evaluación de impacto ambiental por el procedimiento ordinario.

Estos hechos causan alarma, ya que de construirse hoy en día la incineradora de residuos sería exigida la evaluación de impacto ambiental. La falta de esta evaluación pone de relieve que no se ha realizado un estudio para identificar las sustancias que se emiten y consecuentemente no existen medidas específicas de control de esas sustancias que garanticen la seguridad de las personas y del medio ambiente.

Por otra parte en Valdemingómez no se ha realizado una evaluación de las repercusiones ambientales teniendo en cuenta por un lado la acumulación con otros proyectos y por otro que se trata de un área con gran densidad demográfica (este requerimiento lo establece la Directiva 97/11/CE del Consejo de 3 de marzo de 1997).

La Comunidad de Madrid considera que el complejo de Valdemingómez está constituido por varias instalaciones pero en realidad es una única instalación ya que todas las plantas que lo componen se encuentran muy próximas y realizan actividades relacionadas entre sí (el concepto de instalación lo explica así la Ley 16/2002 de prevención y control integrados de la contaminación en el apartado de definiciones). Bajo su criterio, la Comunidad de Madrid otorga a cada planta una autorización separada, por tanto las emisiones permitidas a todas las plantas, sumadas, superan ampliamente las que se permitirían si fuera considerada como una única instalación. Este exceso de emisiones peligrosas concentradas en una zona concreta representa una situación grave.

Después del otorgamiento de la Autorización Ambiental Integrada a la planta de incineración de Las Lomas el 27 de agosto de 2008, se han realizado en el Complejo de Valdemingómez cambios en la planta de Las Lomas que probablemente han vulnerado la Ley 2/2002 de evaluación ambiental de la Comunidad de Madrid.

Uno de estos cambios es la incorporación a los procesos de incineración de 18 nuevos tipos de residuos para lo cual la Comunidad de Madrid ha elaborado una nueva resolución, modificando la autorización ambiental integrada del 2008, con fecha 31 de marzo de 2011.

Debido al incremento de las emisiones a la atmósfera que producen estos nuevos residuos la Comunidad de Madrid tenía la obligación de haber hecho un estudio caso por caso para decidir si el cambio aludido debía o no debía haberse sometido a un procedimiento ambiental (Ley 2/2002 Artículos 1 y 4) pero dicho estudio no ha sido realizado.

Otro ejemplo también en 2011, la materia orgánica separada en la planta de Las Lomas en lugar de a compostaje se destina a las plantas de biometanización de La Paloma y Las Dehesas, con lo cual se acumula más actividad en estas plantas, que se encuentran en el mismo entorno ecológico.

Este cambio, es decir una producción mucho mayor de gas de biometanización, debería haber implicado su sometimiento al procedimiento ambiental que hubiera determinado el órgano ambiental de la Comunidad de Madrid (Ley 2/2002, Artículo 9), sin embargo se ha hecho al margen de cualquier procedimiento ambiental. En cascada, la mayor producción de gas de biometanización produce un efecto acumulativo en la actividad de la planta de incineración de gas de biometanización de La Galiana que también se sitúa en la proximidad. Este otro cambio tampoco se ha sometido a un procedimiento ambiental.

Se puede destacar también la situación en el complejo de Valdemingómez de fraccionamiento de proyectos o actividades de naturaleza análoga realizados en el mismo espacio físico, por uno o varios promotores. Existen 3 plantas de clasificación (Las Dehesas, Las Lomas y La Paloma) y dos plantas de biometanización (La Paloma y Las Dehesas).

Lo que dice la Ley 2/2002 de evaluación ambiental de la Comunidad de Madrid en su Artículo 10 es que el fraccionamiento, no impedirá su sometimiento a los procedimientos ambientales regulados en esta Ley, aun cuando dicho sometimiento venga exigido a partir de determinados umbrales, a cuyos efectos se acumularán las magnitudes o dimensiones de cada una de las fracciones del proyecto o actividad. Sin embargo en Valdemingómez no se acumulan las magnitudes de las actividades en los procedimientos ambientales. Otro aspecto de preocupación es que la Comunidad de Madrid esté tramitando actualmente la autorización ambiental integrada de la planta de La Paloma de biometanización toda vez que la actividad ya viene realizándose desde el 2010.

Además hay otros aspectos para analizar: Por un lado la actividad de esta planta no es una prioridad ya que la materia orgánica se debe dedicar a compostaje aerobio. Por otro lado, se produce gas de biometanización y se incinera para producir energía eléctrica lo que tiene un resultado medioambiental global muy negativo debido a las emisiones peligrosas de los procesos de biometanización e incineración.

Una opción alternativa sería depurarlo para su incorporación a la red gasista pero no es este el objetivo de la planta, ya que de los 19 millones de metros cúbicos normales de gas de biometanización que se producen en Valdemingómez cada año solo se depura un millón para incorporarlo a la red gasista. Madrid capital apenas sufre los efectos de la gestión del complejo de Valdemingómez que se encuentra situado en la zona sur. En esta zona el 30 % del tiempo anual son calmas de modo que las emisiones afectan principalmente al entorno inmediato (radio de 4-5 km), es decir a la Cañada Real y al ensanche de Vallecas. También afectan a Rivas Vaciamadrid puesto que durante un 25 % del tiempo anual los vientos soplan hacia el noreste, a Perales del Río, Getafe y Pinto debido a que durante un 17 % del tiempo anual el viento sopla hacia el suroeste, y a Vallecas debido a que durante casi un 9 % del tiempo anual el viento sopla hacia el norte.

Existe bastante bibliografía a nivel internacional sobre la toxicidad de las emisiones de los vertederos y de la incineración de residuos.

https://fernandopalacioseco.wordpress.com/category/estudios-informes-y-articulos/cancer-por-incineradoras-y-otras-fuentes-de-polucion/

Por efecto de las primeras se han descrito patologías como bajo peso de los niños al nacer, niños nacidos muertos, anomalías congénitas, cáncer de vejiga y otros tipos de cáncer incluido el de cerebro e hígado, defectos del tubo neural, defectos cardíacos y defectos vasculares.

https://fernandopalacioseco.wordpress.com/category/estudios-informes-y-articulos/cancer-infantil-por-efecto-de-las-incineradoras/

En cuanto a los efectos de las segundas destacan los resultados de un estudio realizado en España por investigadores del Instituto de Salud Carlos III que pone de relieve que en un radio de 5 km alrededor de incineradoras e instalaciones para la recuperación o eliminación de residuos peligrosos se ha producido mortalidad en exceso por cáncer en el total de la población (1,06), siendo esta cifra más alta en la población residente en la vecindad de las incineradoras (1,09). El estudio revela un exceso de tumores de pleura (1,71), estómago (1,18), hígado (1,18), riñón (1,14), ovario (1,14), pulmón (1,10), leucemia (1,10), colon-recto (1,08) y vejiga (1,08).

https://fernandopalacioseco.wordpress.com/2015/02/27/relacion-entre-cancer-y-cementeras-por-la-carlos-iii/

También son relevantes los estudios realizados en Inglaterra sobre patologías producidas en la proximidad de incineradoras y otras fuentes de emisiones, que establecen que los niños con dirección de nacimiento y fallecimiento a menos de 5 km de las fuentes de emisiones tuvieron un riesgo dos veces más alto de contraer cáncer infantil que los niños cuyas familias vivían alejadas de las fuentes de emisiones. Los estudios realizados en Inglaterra señalan al butadieno, que se produce por incineración del polietileno y las gomas, como precursor del cáncer infantil.

https://fernandopalacioseco.wordpress.com/2013/06/03/knox-y-gilman-1998-bis-migration-patterns-of-children-with-cancer/

https://fernandopalacioseco.wordpress.com/2013/06/03/knox-y-gilman-1996-spatial-clustering-of-childhood-cancers/

La situación actual es lamentable, pero por fin se ve luz al final del túnel. Después de años de espera, durante los cuales algunas ciudades europeas pioneras han puesto en marcha proyectos municipales de residuos cero (Capannori, Argentona, Vrhnika).

https://fernandopalacioseco.wordpress.com/2014/12/02/la-historia-de-capannori/

https://fernandopalacioseco.wordpress.com/2014/12/05/la-historia-de-argentona/

https://fernandopalacioseco.wordpress.com/2014/12/08/vrhnika-pioneros-eslovenos/

La Comisión Europea ha remitido recientemente (en julio de 2014) al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones un comunicado que recoge las bases para el desarrollo de un programa de residuos cero para Europa dentro de la economía circular. Según la Comisión Europea una economía circular mantiene el valor añadido de los productos el mayor tiempo posible y excluye los residuos. Funciona reteniendo los recursos en la economía cuando un producto ha llegado al final de su vida, de modo que puedan continuar utilizándose con provecho una y otra vez para crear más valor.

https://fernandopalacioseco.wordpress.com/2015/07/20/programa-de-residuos-cero-para-europa/

La Comisión Europea pone freno a la gestión de los residuos basada en la economía lineal que se fundamenta en la hipótesis de la abundancia, disponibilidad, facilidad de obtención y eliminación barata de los recursos, ya que cada vez es más evidente que esta actitud amenaza la competitividad de Europa. La Comisión Europea indica que una economía circular «diseña» residuos e incluye la innovación en toda la cadena de valor, en lugar de basarse solamente en soluciones adoptadas al final de la vida útil de un producto. He aquí algunos ejemplos de lo dicho: – reducción de la cantidad de materiales necesarios para la prestación de un servicio concreto (aligeramiento del peso); – alargamiento de la vida útil de los productos (durabilidad); – reducción del consumo de energía y de materiales en las fases de producción y de uso (eficiencia); – reducción del uso de materiales peligrosos o difíciles de reciclar en productos y procesos de producción (sustitución); – creación de mercados para materias primas secundarias (recicladas) (basados en normas, en la contratación pública, etc.); – diseño de productos que sean más fáciles de mantener, reparar, actualizar, reelaborar o reciclar (diseño ecológico); – desarrollo a este respecto de los servicios necesarios para los consumidores (servicios de mantenimiento y reparación, etc); – incentivación y apoyo de la reducción de residuos y de la separación de alta calidad por parte de los consumidores; – incentivación de los sistemas de separación y recogida que reduzcan al mínimo los costes de reciclado y reutilización; – facilitación de la agrupación de actividades para impedir que los subproductos se conviertan en residuos (simbiosis industrial); y – estímulo de la oferta a los consumidores de una gama de opciones mejor y más amplia a través de servicios de alquiler, de préstamo o de uso compartido como alternativa a la propiedad de los productos, al mismo tiempo que se salvaguardan sus intereses (en lo que respecta a los costes, a la protección, a la información, a las cláusulas contractuales, a los aspectos de seguro, etc.).

https://fernandopalacioseco.wordpress.com/2015/11/24/iniciativa-de-la-comunidad-europea-de-empleo-verde/

Para impulsar las ventajas económicas, sociales y medioambientales de una mejor gestión de los residuos municipales, la Comisión Europea ha propuesto: – impulsar la reutilización y reciclado de los residuos municipales de forma que para 2030 se llegue al 70 %; – aumentar para 2030 la tasa de reciclado de los residuos de envases hasta el 80 %, fijándose como objetivos intermedios el 60 % para 2020 y el 70 % para 2025, adoptándose además objetivos para materiales específicos; – prohibir para 2025 el depósito en vertederos de los plásticos, metales, papel y cartón reciclables y de los residuos biodegradables; los Estados miembros se esforzarán por eliminar la práctica totalidad de los depósitos en vertederos para 2030; – continuar fomentando el desarrollo de mercados de materias primas secundarias de alta calidad, incluida la evaluación del valor añadido de los criterios de final del vertido para determinados materiales; y – aclarar el método de cálculo de materiales reciclados para garantizar un nivel elevado de reciclado de alta calidad. Europa ha hecho importantes progresos en la conversión de los residuos en un recurso y en la promoción de formas sostenibles de gestión de los mismos, como el reciclado.

Sin embargo, las actuaciones varían considerablemente entre unos Estados miembros y otros. Seis Estados miembros han eliminado ya eficazmente el depósito en vertederos de los residuos municipales, reduciéndolo desde el 90% a menos del 5 % en los últimos 20 años y alcanzando tasas de reciclado del 85 % en determinadas regiones. En otros Estados miembros sigue depositándose en vertederos más del 90% de los residuos y se recicla menos del 5 %. Muchas regiones españolas se encuentran en esta última situación. Sin ir más lejos es lo que ocurre en las Mancomunidades del Este, del Sur y del Norte de Madrid. En Valdemingómez como hemos visto se recicla en torno al 20 % cifra que también es muy baja. Gran parte del problema reside en la ineficacia de las Administraciones Autonómicas y Locales para abordar los temas de gestión de residuos.

Por poner un ejemplo, los programas de prevención (reducción) que son la base de los programas de residuos cero tenían que haber sido elaborados por las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos antes de diciembre de 2013 y no lo han hecho (Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados, Artículo 12 (4 y 5) y Artículo 15). Sin participación de las grandes Administraciones es más difícil desarrollar un proyecto completo de residuos cero, sin embargo a través de la participación ciudadana y la colaboración municipal se pueden iniciar de manera humilde estos proyectos.

Por ejemplo, con una buena separación en los hogares y una buena recogida domiciliaria o traslado al punto limpio se puede reciclar mucho más y mejor. La materia orgánica se puede utilizar para compostaje doméstico o de grupos de vecinos. Con máquinas de compostaje o instalaciones se puede hacer para comunidades o municipios. Es posible abrir centros de reutilización para recogida de ropa, electrodomésticos, mobiliario, que se puede reparar si es necesario para su venta a precios asequibles. Esto puede dar lugar a actividades más especializadas de reparación de muebles, tapicería, costura, electrodomésticos. Se puede instalar en los municipios tiendas de venta a granel sin perder la trazabilidad y los ingredientes de los productos, tiendas de pañales reutilizables, estaciones de recarga autoservicio para el suministro de leche. También se puede hacer una campaña de consumo de agua del grifo en lugar de mineral embotellada, de supresión de cubiertos y platos desechables, distribución de bolsas de tela, recogida de tapones de corcho, etc. Se puede iniciar la recogida domiciliaria o traslado a los puntos limpios de botellas y duquesas de cristal enteras para que pequeñas empresas inicien negocios de limpieza, clasificación y retorno de envases a distribuidores y empresas. Las tintas y pegamentos de las etiquetas deben ser ecológicos y los pegamentos solubles al agua como la goma arábiga.

Las prácticas citadas pueden reducir en gran medida los envases y materiales que desechamos y ahorrar una gran cantidad de energía que se emplea para fundir el vidrio. La cuestión principal es empezar ya en todas partes pues las instrucciones europeas básicas sobre residuos cero, las estrategias de residuos cero de otros países y la experiencia de proyectos piloto ya se encuentran disponibles. Sin embargo hay un inconveniente y es que la conciencia social en Madrid es aun escasa, de otro modo no se puede explicar que los vecinos de Madrid no muestren repulsa y no actúen ante los hechos que vienen ocurriendo año tras año, que los vecinos de Cañada Real, Rivas Vaciamadrid, Perales del Río y ensanche de Vallecas, principalmente, sufran los efectos de las emisiones de la incineración de los residuos de Madrid capital que se tratan en el complejo de Valdemingómez.

Fdo.

Fernando Palacios

Publicado en RESIDUOS CERO, Valdemingomez | Deja un comentario

La alacena de su cocina todavía podría estar llena de toxinas

//media.mercola.com/assets/js/espanol/citas.js

http://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2015/06/17/bisphenol-a-canned-goods.aspx

Historia en Breve

  • En un análisis realizado a 252 marcas de comida enlatada, 78 aún utilizan bisfenol-A en sus productos enlatados
  • Muchos fabricantes han cambiado el bisfenol-A por BPS, un químico similarmente tóxico
  • Incluso si una lata (o un producto enlatado) está etiquetado como “Libre de bisfenol-A”, usted no puede saber si tampoco contiene BPS u otro químico, como el ftalato

Por el Dr. Mercola

Es bien sabido que el bisfenol-A (BPA), un químico que perturba el sistema endócrino, es utilizado en los plásticos y como resultado se ha eliminado de muchas botellas para bebé, botellas de agua y otros productos de plástico.

Es menos conocido el hecho de que el BPA también se utiliza para crear resinas BPA, que evitan que el metal se carcoma y se rompa. Cubre el 75 por ciento de las latas en América del Norte, lo que significa que si consume alimentos enlatados, estos son una gran fuente de exposición al BPA para usted.

En un estudio, ¡el consumir sopa enlatada durante cinco días incrementó la concentración de BPA en la orina de los participantes en más de 1,000 % en comparación con la sopa recién hecha!1 Incluso a pesar de que los riesgos alrededor del BPA son demasiados como para pasar inadvertidos, los fabricantes de alimentos se han tardado en eliminar este químico de las latas – e incluso si lo hacen, usted todavía no estaría a salvo.

75 Marcas Comunes de Alimentos que Aún Utilizan BPA en sus Productos Enlatado

El Grupo de Trabajo Ambiental (EWG) analizó 252 marcas de productos enlatados en el 2014 para revelar si sus latas estaban cubiertas con revestimiento epóxico basado en BPA. 78 marcas todavía utilizan este químico, como las que se enlistan a continuación. Muchas de esta marcas son vendidas en Estados Unidos y Latino america:2

 

¿Por qué no hay más compañías de alimentos que eliminen este químico tóxico de sus productos? El grupo de comercio industrial American y el Consejo Americano de Química ha insistido continuamente que el BPA es seguro y ha estado en oposición a las propuestas legislativas estatales y federales sobre la prohibición del químico.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) también ha apoyado la seguridad del químico y en el 2014 publicó un anuncio oficial reafirmando la “seguridad” del BPA.”3 La decisión se tomó después de revisar 300 estudios, incluso cuando más de 800 estudios académicos concluyeron que el BPA puede dañar la reproducción y el desarrollo.4

¿Por qué la FDA sólo revisó 300? Y, si hay 800 que muestran el daño en el desarrollo, ¿cómo se las ingeniaron para elegir 300 que no tienen tal conexión?

Estas preguntas aún no han sido contestadas, sin embargo, una buena noticia del reporte del EWG es que 31 marcas ya utilizan latas sin BPA en todos sus productos enlatados. Esto incluye:5

Opciones del BPA Vs. BPS

Las latas necesitan llevar algún tipo de recubrimiento y generalmente usted no tendrá forma de saber de qué “tipo” es: frecuentemente, se utiliza un químico similar conocido como (BPS).

Desafortunadamente, el BPS no es una alternativa segura. Las investigaciones han mostrado que el BPS tiene actividad estrogénica comparable al estradiol, el estrógeno humano más poderoso. También se encontró que es capaz de realzar la señalización celular mediada por el estradiol, lo que lo convierte en un interruptor endócrino poderoso.6

Además, un estudio mostró que el BPS puede inducir apoptosis (muerte celular) e interferir en la secreción celular de prolactina (PRL) –una hormona que regula cientos de funciones biológicas, como el metabolismo, la reproducción y la lactancia.

Originalmente, el BPS había sido proclamado una alternativa adecuada ya que parecía ser menos propenso a filtrarse que el BPA… sin embargo, debe de estarse filtrando en los alimentos ya que la mayoría de las personas en Estados Unidos tienen niveles detectables de éste en el cuerpo. Scientific American afirmó:7

“El BPS era un reemplazo favorable ya que se creía que era más resistente a la filtración. Si las personas consumen menos del químico, se pensaba, no causaría ningún daño o solamente el mínimo. Sin embargo, el BPS se está filtrando. Cerca del 81 por ciento de las personas en Estados Unidos tienen niveles detectables de BPS en la orina. Y una vez que entra en el cuerpo puede afectar las células en formas paralelas al BPA”.

Desafortunadamente, incluso si una lata (o un producto de plástico) está etiquetado como “Libre de bisfenol-A”, usted no puede estar seguro de que tampoco contenga BPS. E incluso si no contiene BPS, hay una gran posibilidad de que contenga otros químicos dañinos, como ftalatos. La prohibición del BPS no resolverá el problema, ya que hay muchos tipos de bisfenoles y cambiar simplemente de uno a otro no es más que un toxico juego de las sillas.

Actualmente, usted podría estar pagando más por un producto “Libre de BPA” que no es más seguro que uno de la vieja variedad que sí contiene BPA. También está expuesto a una variedad de otros químicos cortesía de los contenedores de alimentos y bebidas,8 la mayoría de los cuales no tienen etiquetas de advertencia en lo absoluto.

¿Cuáles Son los Posibles Riesgos a la Salud del BPA (y Posiblemente del BPS)?

Como interruptor endócrino, el BPA imita o interfiere con las hormonas del cuerpo e “interrumpe” su sistema endócrino. Las glándulas del sistema endócrino y las hormonas que éstas liberan, influencian casi a todas las células, órganos y funciones del cuerpo.

Son fundamentales para regular el ánimo, el crecimiento, el desarrollo, la función de los tejidos, el metabolismo, así como la función sexual y los procesos reproductivos. El BPA ha sido relacionado a una variedad de problemas de salud, particularmente en las mujeres embarazadas, los fetos y niños pequeños, pero también en los adultos, como:

Daño estructural del cerebro Cambios en el comportamiento de género y comportamiento sexual anormal
Hiperactividad, aumento en la agresividad y menor aprendizaje Pubertad temprana, estimulación del desarrollo de las glándulas mamarias, ciclos reproductivos interrumpidos, disfunción de los ovarios e infertilidad
Aumento en la formación de grasa y riesgo a la obesidad Estimulación de las células de cáncer de próstata
Función inmune alterada Incremento del tamaño de la próstata y menor producción de esperma

Además, las investigaciones realizadas con seres humanos han mostrado riesgos similares. Por ejemplo, el BPA de las latas o de las botellas de plástico puede incrementar la presión arterial tan sólo pocas horas después de ingerirse.9 Y en un estudio NHANES, publicado en el 2010, los adultos con los niveles más altos de BPA en la orina eran más de dos veces propensos a desarrollar enfermedad coronaria que aquellos con los niveles más bajos.10

Además, la toxicidad de los ovarios parece ser una fuerte característica del BPA. Los investigadores de Harvard encontraron que los niveles altos de BPA en las mujeres estaban relacionados al número reducido de óvulos fértiles. De acuerdo con el New York Times:11

“La acumulación de las investigaciones alimenta la creciente preocupación entre los científicos de que la exposición de los niños al BPA podría contribuir a la infertilidad femenina y que la exposición de los adultos pueda ocasionar una reducción de la duración de la vida reproductiva.

‘Creo que la mayoría de los científicos actualmente están de acuerdo en que el BPA intoxica los ovarios’, dijo el Dr. Flaws. Un análisis de las investigaciones sobre el BPA, publicado este verano en el diario Environmental Health Perspectives,12 afirmó que la toxicidad de los ovarios es uno de los efectos más consistentes y fuertes encontrados ‘tanto en modelos animales como en mujeres'”.

Otros Productos Donde Se Encuentran el BPA y Otros Químicos que Son Interruptores Endócrinos

Evitar los productos enlatados no es suficiente para deshacerse del BPA en su alacena. Además de los productos enlatados, el BPA se encuentra en:

  • Sodas de lata
  • Ciertos plásticos y empaques de alimentos
  • Algunos selladores dentales
  • Algunos plásticos sin BPA
  • Recibos y dinero en efectivo (intente limitar o evitar cargar recibos en su cartera o bolso, ya que parece que el químico se transfiere a las superficies con las que está en contacto.)

También sería prudente lavar sus manos después de tocar recibos o dinero y evitar tocarlos particularmente si se acaba de poner alguna loción o tiene otra sustancia grasosa en las manos, ya que esto podría incrementar la exposición).

Incluso si usted logra evitar el BPA o el BPS, es probable que esté en contacto con los ftalatos, que son utilizados como plastificadores en todo, desde los pisos de vinil hasta los detergentes y juguetes. Este interruptor de hormonas también se encuentra en jabones, champús y cosméticos de todo tipo. ¡Incluso se utilizan como aditivos en los alimentos!

Los investigadores han relacionado los ftalatos con la feminización de los machos de todas las especies. Estos químicos han interrumpido el sistema endócrino de los animales salvajes, lo que ocasiona cáncer testicular, deformaciones genitales, concentración baja de espermas e infertilidad en osos polares, venados, ballenas y nutrias, sólo por nombrar algunos.

Los científicos creen que los ftalatos también son responsables de un patrón similar en los humanos. Los efectos de la exposición a los ftalatos son muy similares a los de los bisfenoles (BPA y BPS), lo cual no es sorprendente considerando que todos afectan al sistema endócrino y a las hormonas sexuales. La mejor forma de mantenerse alejado de tales químicos es consumir alimentos frescos y sin procesar, lo que minimizará la exposición a los químicos de todo tipo que se encuentran en los empaques de los alimentos.

15 Consejos Para Reducir su Exposición a los Químicos Interruptores Endócrinos

Aunque es prácticamente imposible mantenerse alejado de TODOS los químicos potencialmente dañinos, usted ciertamente puede minimizar su exposición a ellos al tener algunos principios clave en mente.

  1. Consuma mayormente alimentos enteros frescos. Los alimentos procesados y empacados son una fuente común de BPA y ftalatos – particularmente las latas, pero también los alimentos empaquetados en plástico.
  2. Compre productos que vengan en botellas y frascos de vidrio en vez de aquellos en plásticos o latas. Los tetrapack también son preferibles a los plásticos o latas.
  3. Almacene sus alimentos y bebidas en recipientes de vidrio, en lugar de plástico y evite utilizar envolturas de plástico. Utilice contenedores de vidrio para calentar los alimentos en el microondas, ya que el calor tiende a incrementar la liberación de químicos del plástico.
  4. Utilice botellas de vidrio para sus hijos.
  5. Tenga cuidado con los recibos de la caja registradora. Si usted va regularmente a una tienda, solicítele a la gerencia a cambiar a los recibos sin BPA. Yo compro mis alimentos en Publix y cuando les llamé para hablarles sobre los recibos, resultó que ya habían hecho el cambio. Sin embargo, es prudente limitar su contacto con todos los recibos de este tipo.
  6. Busque productos que estén hechos por compañías ecológicas, respetuosas con los animales, sustentables, con certificación orgánica y sin transgénicos. Esto se refiere a todo, desde alimentos y productos de cuidado personal hasta materiales de construcción, alfombras, pintura, objetos de bebé, muebles, colchones y más. Cuando reconstruya su hogar, busque las alternativas “verdes”, sin toxinas, en lugar de las pinturas y el suelo con cubierta de vinil. Éste último es otra fuente de ftalatos.
  7. Elija juguetes hechos con materiales naturales para evitar los químicos plásticos como los ftalatos y los BPA/BPS, particularmente en los objetos que los niños son propensos a chupar o masticar.
  8. Alimente a su bebé exclusivamente con leche materna si es posible, al menos durante el primer año (así evitará la exposición a los ftalatos del contenedor de fórmula para bebés y de las botellas y chupones).
  9. Utilice productos de limpieza naturales, o haga los suyos.
  10. Cambie a productos de baño orgánicos, como champú, pasta dental, antitranspirantes y cosméticos. La base de datos Skin Deep de EWG puede ayudarle a encontrar productos de cuidado personal que no contienen ftalatos o ningún otro químico potencialmente peligroso.13
  11. Reemplace su cortina de baño de vinil por una de tela.
  12. Reemplace sus productos de higiene femenina (tampones y toallas sanitarias) por alternativas más seguras. Mientras que la mayoría de los ingredientes de higiene femenina no se mencionan, los análisis sugieren que podrían contener dioxinas y aditivos petroquímicos.
  13. Busque productos sin fragancia; frecuentemente se utilizan ftalatos para ayudar a que el producto mantenga su fragancia por más tiempo. La fragancia artificial también contiene cientos – incluso miles – de químicos potencialmente tóxicos. Evite los suavizantes de ropa, las toallitas de la secadora, ambientadores y velas aromáticas por la misma razón.
  14. Analice el agua del grifo de su hogar en busca de contaminantes y filtre el agua si fuera necesario. Quizá también sería recomendable utilizar una alternativa a los tubos de PVC en su suministro de agua.
  15. Enseñe a sus hijos a no beber el agua de la manguera del jardín, ya que la mayoría están hechas con plásticos que contienen ftalatos.

 

Publicado en BISFENOL, NOTICIAS. | Etiquetado | Deja un comentario

Descubre las empresas alimentarias que utilizan Bisfenol A y las que pretenden eliminarlo

http://www.seguimosinformando.com/descubre-las-empresas-alimentarias-que-utilizan-bisfenol-a-y-las-que-pretenden-eliminarlo-2015-05-06/

Un informe realizado por la Fundación Vivo Sano demuestra la inacción de la Administración y cómo algunas empresas se adelantan para eliminar el Bisfenol A de sus productos.

El Bisfenol A, BPA de sus siglas en inglés, es un producto químico muy utilizado en la industria alimentaria. Se utiliza principalmente en los envases plásticos de policarbonato y en el barniz que cubre el interior de las latas de conservas.

En diferentes investigaciones científicas el BPA ha sido relacionado con problemas de salud tales como alteraciones del sistema reproductor, sistema inmunitario, cerebro y comportamiento, metabolismo o sistema endocrino.

Fruto de esta creciente evidencia científica diferentes países llevan ya un tiempo restringiendo su uso.Europa ha prohibido su uso en biberones y Francia ha hecho lo propio con todo producto que esté en contacto con alimentos. En España no existe ninguna legislación al respecto.

La Fundación Vivo Sano ha llevado a cabo recientemente una encuesta en la que ha preguntado a 101 empresas alimentarias si utilizan Bisfenol A en sus productos. Del total de empresas preguntadas solamente 28 han respondido.

Toda la información recolectada ha sido recogida en un informe que ha sido presentado por el periodistaCarlos de Prada y por el científico Nicolás Olea, catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada.

En palabras de Carlos de Prada:

Los resultados de esta encuesta dejan en evidencia la inacción de la Administración, al mostrar que algunas empresas van por delante de ella y ya están trabajando para eliminar el de sus latas y envases de comida.

De las 28 empresas que sí han participado en la encuesta 7 defienden el uso del BPA en sus productos. Estas son Mercadona, Día, Consum, Makro, La Piara, Ubago y  Conservas Selectas de Galicia-Garavilla-Isabel.

Otras 4 afirmaron no utilizar Bisfenol A en sus productos. Estas son Golden Foods, Herba Ricemills, Aceitunas Roldán, Tomcoex.

De las empresas restantes 3 de ellas afirmaron que ya habían cambiado sus envases por envases libre de BPA, a saber Conservas Friscos, Conservas Casagrande y Frinsa del Noroeste. 5 más se encuentran en proceso de sustitución y son E. Leclerc, General Mills, Bonduelle, Salica-Campos y Hijos de Carlos Albo. Mientras que Aldi, Veritas, Palacio de Oriente-Conservas Antonio Alonso y Luis Escuris Batalla están en estos momentos estudiando la sustitución de sus envases.

Por último, Coca-Cola, Alcampo y Conservas Baymar dicen cumplir la legislación pero ni confirman ni desmienten su utilizan o si defienden; y Schweppes decidirá en breve qué hacer como resultado de unos estudios científicos que está esperando.

Enlace al informe aquí.

Publicado en BISFENOL, NOTICIAS. | Etiquetado | Deja un comentario

La Comunidad de Madrid sigue adelante con la planta de residuos de Loeches

http://cadenaser.com/emisora/2016/03/08/ser_henares/1457442831_792507.html

La consejería de Medio Ambiente confirma que, en dos meses, comenzará la redacción definitiva del proyecto

Máquina trabajando en un vertedero de basuras

Máquina trabajando en un vertedero de basuras / marpalusz

La Comunidad de Madrid se ha pronunciado públicamente, por primera vez con plazos concretos, sobre los trámites de construcción de la planta de residuos de Loeches. Según el viceconsejero de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Miguel Ángel Ruiz, en declaraciones a SER Henares, “El informe de evaluación ambiental es positivo. Estamos, única y exclusivamente, pendientes de aprobar el Plan Especial que dé cobertura desde el punto de vista urbanístico a la construcción de la planta. Entonces, dentro de un par de meses, se iniciará la redacción definitiva del proyecto de construcción, cuyo plazo de ejecución será de nueve o diez meses

La Mancomunidad del Este espera a que la Comunidad de Madrid se pronuncie oficialmente sobre las alegaciones, lo que se producirá en los próximos días. Una vez se inicie la redacción definitiva del proyecto “cabe la posibilidad de algún cambio puntual pero, desde luego, no conceptual“, aclara el viceconsejero.

Miguel Ángel Ruiz señala, además, que la moción aprobada por el Ayuntamiento de Loeches que impide la construcción de este tipo de instalaciones en su término municipal, “desde nuestro punto de vista no impide la ejecución del proyecto. Jurídicamente, en base a todos los documentos que se están tramitando e, incluso, los antecedentes entendemos que esa ubicación es la adecuada y jurídicamente viable”.

La Comunidad de Madrid se ha pronunciado públicamente, por primera vez con plazos concretos, sobre los trámites de construcción de la planta de residuos de Loeches. Según el viceconsejero de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Miguel Ángel Ruiz, en declaraciones a SER Henares, “El informe de evaluación ambiental es positivo. Estamos, única y exclusivamente, pendientes de aprobar el Plan Especial que dé cobertura desde el punto de vista urbanístico a la construcción de la planta. Entonces, dentro de un par de meses, se iniciará la redacción definitiva del proyecto de construcción, cuyo plazo de ejecución será de nueve o diez meses

La Mancomunidad del Este espera a que la Comunidad de Madrid se pronuncie oficialmente sobre las alegaciones, lo que se producirá en los próximos días. Una vez se inicie la redacción definitiva del proyecto “cabe la posibilidad de algún cambio puntual pero, desde luego, no conceptual“, aclara el viceconsejero.

Miguel Ángel Ruiz señala, además, que la moción aprobada por el Ayuntamiento de Loeches que impide la construcción de este tipo de instalaciones en su término municipal, “desde nuestro punto de vista no impide la ejecución del proyecto. Jurídicamente, en base a todos los documentos que se están tramitando e, incluso, los antecedentes entendemos que esa ubicación es la adecuada y jurídicamente viable”.

La Comunidad de Madrid defiende que la planta estará en Loeches porque no ha habido ninguna otra propuesta por parte de la Mancomunidad del Este formada por 31 municipios. El actual vertedero de Alcalá de Henares quedará colmatado en 2018 y, según el gobierno regional, la planta debe estar construida a finales de 2017.

Escucha en Hora 14 las declaraciones del viceconsejero de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Miguel Ángel Ruiz.

http://play.cadenaser.com/audio/1457445588_357602/

 

Publicado en Macro-vertederos e incineradoras de Loeches, Alcalá de Henares y S. Fdo. Henares, NOTICIAS. | Deja un comentario